La nuclear de Trillo parará en mayo para afrontar 4000 actividades

La producción de energía eléctrica bruta de la central de Trillo en el segundo semestre de 2018 alcanzó los 4.677 GWH, lo cual supone un acumulado de más de 8.200 GWh.Desde mayo de 1988 hasta el 31 de diciembre de 2018  la producción alcanzada ha sido de más de 247.200 MWh.

En su primera comparecencia ante los medios para hacer balance de la planta, el nuevo director, Javier Vallejo, avanzó que la planta afrontará su trigésima primera recarga de combustible y mantenimiento general de la instalación el viernes 10 de mayo.

Durante los 29 días de duración se llevarán a cabo entorno a 4000 actividades diferentes. Entre ellas, la sustitución de 40 elementos combustibles, la inspección de sellos y revisión del cojinete radial inferior en una bomba principal, o la prueba de recuperación de energía interna desde la red exterior.

Con respecto al almacenamiento de combustible gastado, durante 2018 se comenzaron las modificaciones de diseño necesarias en la planta al dejar de usarse el contenedor DPT, con capacidad para 21 elementos de combustible gastados, para pasar a hacer unos del ENUN 32P. Y precisamente, en diciembre del pasado año se efectuó la carga de dos nuevos contenedores de forma que la planta almacena ya 327,9 toneladas de uranio repartidas en 34 contenedores de almacenamiento en seco.

Este nuevo tipo de contenedor tiene un sistema pasivo que tanto en operación normal como ante los sucesos anormales y de accidente postulados, mantenga las funciones de seguridad, integridad estructural y confinamiento.

El Plan de Vigilancia Radiológica Ambiental (PVRA) exigido por el Consejo de Seguridad Nuclear tres años antes a la puesta en marcha supone la toma y análisis de más de 1.200 muestras al año de todas las vías de exposición del medio ambiente (aire, suelos, agua, animales, vegetales de consumo humano)  que se toman en 72 puntos en un radio de 30 kilómetros alrededor de la planta. Su resultado confirma que el estado radiológico de los ecosistemas del entorno no ha registrado variaciones «significativas» desde el comienzo de su operatividad, según el informe de la central de Trillo.

La central de Trillo cumplió el pasado mes de agosto 30 años de explotación comercial. Una planta que según figura en su informe semestral, genera cerca de 1300 empleos en su área de influencia, y en periodos de recarga se incorporan otro millar más de trabajadores.

La actual autorización de explotación de esta planta es por un periodo de diez años;  vencerá el 17 de noviembre de 2024.

La contribución de esta planta  a Castilla La Mancha cada año supone unos 50 millones de euros.