Pedro Esteban Górriz, el marqués de Hiendelaencina

Pedro Esteban Górriz, el Marqués de Hiendelaencina
Pedro Esteban Górriz, el Marqués de Hiendelaencina

A don Pedro Esteban, dueño de una figura de marqués, le hubiese gustado que la reina doña Isabel II le hubiese otorgado un título nobiliario acorde a su estampa de caballero hidalgo; descendía de unos cuantos bizarros militares distinguidos a golpe de sable en batallas reñidas por tierras navarras y aragonesas contra el invasor francés, en aquella mal llamada “Guerra de la Independencia” que fue, más que de Independencia, de lucha contra el invasor que trataba de imponer, a más de sus reyes, su idioma; entre otras muchas cosas. Su padre, al decir de los tiempos, fue uno de los más valientes coroneles que sirvió a las órdenes del General Mina.

Don Pedro, paseando por las calles de Pamplona, ciudad a la que acudió a rendir las cuentas de sus últimos años de vida, fue conocido como “Marqués de Hiendelaencina”, título que paseó por cafés y casinos, y dejó en alguno de sus muchos negocios, e incluso en el panteón que eligió para ser enterrado cuando la gloria de la vida dejase paso al recuerdo de la muerte.

Don Pedro, que vivía en el número 22 de la calle de la Estafeta, en la década de 1850 se había convertido en uno de los mayores inversores de Pamplona. Pocas industrias eran las que la vara mágica de su mano no tocaba: hoteles, bodegas, y hasta inversiones en el apasionante mundo del ferrocarril no escapan a su dinero; un dinero que, además, le confirió las vicepresidencias de la Sociedad Minera Nacional –que presidió el conde de la Retamosa-, y del Partido Progresista de Navarra, presidido honoríficamente por don Joaquín Aguirre de la Peña, quien tanto se distinguió en la Revolución de 1868. Sus idas y venidas, a través de España, comenzó a recogerlas la prensa de su tierra con la indicación de que “sabe gastar en beneficio de su país, el dinero que le ha regalado la fortuna”. Y no, no le toco la lotería.

El nombre de Pedro Esteban Górriz se mantiene en el Museo de la PLata, de Hiendelaencina
El nombre de Pedro Esteban Górriz se mantiene en el Museo de la PLata, de Hiendelaencina

Si bien es cierto que no nació en la capital; en la provincia de Guadalajara tampoco. Lo hizo en Subiza el 17 de septiembre de 1804, era hijo de Lucas Górriz, el coronel del tercer batallón de Voluntarios de Mina que murió en la acción del Carrascal, combatiendo contra los franceses en el mes de febrero de 1811.

También era sobrino de don José Górriz, quien sustituyó a su hermano Lucas Górriz al frente de aquél tercer batallón. José Górriz fue fusilado posteriormente por los franceses en la Ciudadela de Pamplona en el mes de octubre de 1814, hecho este que le hizo merecedor del título de Primer mártir de la Libertad, y de un acuerdo de las Cortes de 1821 mandando que su nombre se inscribiera con letras de oro en el salón de sesiones del Ayuntamiento de Pamplona.

Pedro Esteban Górriz, nuestro marqués, recibió la más esmerada educación en el colegio que los Padres Escolapios tenían en Sos del Rey Católico (Zaragoza), y muy joven todavía, estuvo agregado –en honor a su apellido- al Estado Mayor del General Mina en Cataluña y Navarra. Concluida la guerra, Pedro Esteban Górriz entró al servicio del general y se ocupó en numerosas ocasiones, como persona de su confianza que era, de llevar y traer correspondencia entre Mina y sus correligionarios liberales de Navarra, hasta que hecho preso en una de las puertas de Pamplona, fue encerrado en la Ciudadela pamplonesa y trasladado después a Sevilla y a Cádiz, acusado de conspirador contra el gobierno absoluto del nefasto monarca don Fernando VII. Tenía Pedro Esteban diecisiete años en el momento de su detención, y había ya cumplido veintiuno cuando obtuvo la libertad en Cádiz, de donde volvió a Sevilla para casarse con una dama doña Dolores de Moreda.

Antes de arribar a Guadalajara, capital, montó alguna que otra industria por Talavera, Madrid y Sevilla. Industrias relacionadas con la perfumería, los tintes y los estampados, que no le fueron del todo bien; pues tanto dinero como invirtió en ellas, procedente del patrimonio de su esposa; tanto dinero perdió. Por lo que optó por hacerse Agrimensor. Título que obtuvo en la década de 1830, y con él bajo el brazo se presentó en nuestra capital de provincia para ejercer el honroso cargo para el que fue nombrado.

Hiendelaencina, que pudo ser el marquesado de don Pedro Esteban
Hiendelaencina, que pudo ser el marquesado de don Pedro Esteban

En los montes de esta provincia se hallaba en labores propias de su profesión, cuando se le presentó un emigrado político pidiéndole amparo para librarse de las persecuciones que sufría. Pedro Esteban Górriz, ciertamente, le protegió y le salvo, pero esta acción tuvo un alto precio para el navarro, el de la privación de su libertad durante cuatro años; el embargo de su mobiliario, y el verse envuelto en un complejo proceso judicial. La condena la cumplió en la prisión de Rioseco, en donde ejerció de escribiente hasta que fue indultado; mientras tanto su mujer y sus hijos estuvieron residiendo, o penando la vida y malviviendo, en Sigüenza.

Hay que decir que desde muy niño mostró don Pedro Esteban una gran afición por la mineralogía; esto, y su carácter emprendedor, le llevaron a recorrer y a analizar los montes de Guadalajara; no hay que olvidar que Pedro Esteban se había quedado sin recursos económicos cuando salió de prisión, y que él y su familia sobrevivían entonces gracias a la labor de buena bordadora de su esposa.

Y la sorpresa la encontró el navarro en el término municipal de Hiendelaencina cuando realizaba aquí unas exploraciones del terreno, como parte de su oficio. Allí, en aquellas tierras, encontró unos importantes yacimientos de plata que rápidamente los convirtió en minas. Inscribió en el registro las de Santa Cecilia, Suerte, y Fortuna. Y comenzó a hacerse rico. Muy rico. Mucho más cuando, tras darse a conocer los hallazgos primeros, los grandes inversores comenzaron a llegar a Hiendelaencina para invertir en la minería grandes capitales. Don Pedro Esteban, que había registrado a su nombre los mejores terrenos, comenzó a vender participaciones y, al final, todo el accionariado de sus sociedades, por astronómicas cantidades para aquellos lejanos tiempos. Tanto dinero reunió que llegó a convertirse en una de las personas de mayor capital de España. Convirtiéndose él, a través de los decires de la gente, y de la prensa, en un mito.

Aquellos dos o tres primeros pozos que don Pedro Esteban registró el 14 de junio de 1844, Santa Cecilia, Suerte y Fortuna, al año siguiente se habían multiplicado hasta llegar a los cerca de dos centenares.

Un monolito recuerda el hallazgo del primer filón de plata, en Hiendelaencina
Un monolito recuerda el hallazgo del primer filón de plata, en Hiendelaencina

Y no, no sólo invirtió en Hiendelaencina en el mundo de la minería con aquel capital que comenzó a llenar sus arcas; también lo hizo en las poblaciones aledañas, e incluso en Barbatona, donde registró un pozo con el nombre de “Virgen de la Salud” –no podía llamarse de otra manera-. En Alcuneza explotó el carbón, y en Navarra el hierro y el cinabrio. Dirigió y fundó periódicos, e incluso fue concejal del Ayuntamiento de Pamplona durante largos años. Mucho antes de que su nieto, don Javier, llegase a la alcaldía.

La leyenda, a su muerte, continuó, dando cuenta de que había descubierto las minas de plata de Hiendelaencina por casualidad, o por inspiración divina, que no fue tal. Al tiempo que se llegó a decir que cuando llegó a Hiendelaencina era poco menos que un pobrecito sin arte ni oficio. Sus hijos se encargaron de desmentir todo aquello, dando cuenta de la nobleza de su estirpe y de que no, las minas no se descubrieron por casualidad, sino tras un estudio muy laborioso y concienzudo.

Hijos que se encargaron de ir dilapidando poco a poco la fortuna que logró nuestro gran hombre. Como suele suceder, en ocasiones se llega a pensar que el dinero, cuando es mucho, no se acabará, pero sí que se termina. Del hijo dilapidador, dedicado a la vida hermosa y bella de vivir del cuento, en el sentido literal de la palabra, pues fue algo así como escritor y actor de teatro, además de poeta, nos dejó un hermoso retrato otro de sus casi paisanos, don Pío Baroja; sus escritos los firmó como “Pedro Górriz (hijo)”; quien igualmente retrató a sus hijas (las del escritor), nietas de nuestro descubridor, Eloísa e Isolina. De su hija apenas quedó otro rastro que el nombre de su marido, don Claudio Arvizu, oficial del Ayuntamiento de Pamplona; y el de su nieto, don Javier de Arbizu y Górriz, nacido en la casa de los marqueses de San Adrián, en Tudela, y que llegó a ocupar la alcaldía de la capital navarra.

Al morir don Pedro Esteban de Górriz y Artazcoz, tal su nombre completo, ya era viudo de doña Dolores Moreda, fallecida en 1865; y se encontraba asociado, en alguno de sus negocios, con aquel capitán Muñoz que recibió el título nobiliario de Duque de Riansares al casarse con la reina madre viuda –de don Fernando VII-, doña María Cristina (me quiere gobernar). Al morir, decía, se le calculaba una fortuna de 3.000.000 de reales. Que mucho dinero seguía siendo para la época.

Falleció en Pamplona, el 10 de septiembre de 1870 y fue enterrado al día siguiente en su propio panteón. Un panteón que, pasados los años, y abandonado, fue utilizado su solar para recibir el cuerpo de otro grande de la historia navarra, don Martín Melitón Pablo Sarasate.

Don Pedro Esteban Górriz nunca lo recibió, pero pasó a la historia de su tierra como “Marqués de Hiendelaencina”. Y en nuestra tierra, en Hiendelaencina, dejó su nombre para la historia. Había descubierto sus minas de plata. Logrado que, aunque fuese a través de otros socios, se transformase un pueblo en poco menos que una ciudad. Y su nombre se inscribió en la piedra; en aquella que, todavía hoy, dice lo de: “Santa Cecilia, primera mina de plata descubierta en este término por don Pedro Esteban Goriz en 2 de junio de 1844”. Y su rastro aún se puede seguir en ese pueblo que lo vio hacerse rico, a través de su Museo de la Plata.

Pedro Esteban Górriz Artazcoz nació en Subiza (Navarra), el 17 de septiembre de 1804. Murió en Pamplona el 10 de septiembre de 1870. Fue el descubridor de las minas de plata de Hiendelaencina.

Tomás Gismera Velasco

Escritor e historiador, es autor de numerosos trabajos biográficos sobre personajes históricos de Guadalajara. Es igualmente un autor de referencia en torno a la Serranía.