El problema de la luz en la Serranía…

Zarzuela de Jadraque
Zarzuela de Jadraque

Hace unos días saltaba la noticia. Desde Zarzuela de Jadraque alzaban la voz. Ya estaban hartos. Su alcalde, Miguel Ángel Moreno Casas, enviaba un comunicado a los medios de comunicación. En el mismo denunciaba públicamente la mala calidad del servicio prestado por la compañía eléctrica que les abastece. Iberdorala. Desde hace años, la mencionada localidad viene padeciendo problemas en el suministro, con “intermitentes e incesantes” caídas de la red, que se llegan a producir diariamente. Con el importante perjuicio que ello genera…

“Durante lo que llevamos de 2018, y hasta el pasado mes de septiembre, el municipio ha sufrido interrupciones de luz de manera continua. Más de 71 cortes en dicho periodo, con el riesgo y malestar que esto supone”, denuncian desde el Ayuntamiento. “Además, la situación no se circunscribe exclusivamente a la actualidad. Viene de muchos años atrás”, critican.

Se trata de fallos en el suministro que se prolongan durante algunos minutos. Sin embargo, en ocasiones, su duración se prolonga, con el consiguiente perjuicio para vecinos y comerciantes de la localidad…

– Alcalde, desde su punto de vista, ¿cuáles son las causas que generan esta situación?

– Una de las razones puede ser la falta de mantenimiento o la escasez de personal por parte de la empresa distribuidora –analiza Miguel Ángel Moreno–. Además, también influye que estamos en la Serranía, una comarca en la que la población no es muy alta y no somos tan rentables como la gran ciudad…

Zarzuela de Jadraque
Zarzuela de Jadraque

En este sentido, ¿qué han aducido desde la empresa para explicar esta mala situación? “No han alegado nada”, explica el primer edil de Zarzuela. “Tras solicitarles el pasado 24 de septiembre de 2018 que nos comunicaran qué estaba ocurriendo, sólo nos han enviado una carta en la que detallaban los cortes habidos en 2018. Nada más”, añade. De hecho, “ante la pasividad de la compañía suministradora nos vemos obligados a denunciar públicamente la situación de abandono en la que nos encontramos los pueblos de la sierra”, relatan.

En este sentido, ¿cuáles podrían ser las soluciones a esta situación? “Una de ellas pasaría por el incremento de la inversión humana y material por parte de la compañía”, proponen desde el referido Consistorio. “También se deberían sacar reglamentaciones por parte de la administración competente, para obligar a las empresas a prestar un buen servicio”, solicitan.

– Pero, mientras tanto, ¿se han planteado realizar alguna otra protesta o interponer una reclamación formal?

– Estamos estudiando presentar una queja –anuncia el primer Miguel Ángel Moreno.

¿Hay más afectados?
Sin embargo, este problema no se circunscribe exclusivamente a Zarzuela de Jadraque. También hay otros municipios que sufren un mal servicio. Un ejemplo es Campillo de Ranas. “Casi todos los días hay cortes de entre uno y dos minutos de duración”, relata su alcalde, Francisco Maroto.

“La luz va y viene”, describe. Pero, en algunas ocasiones, estas interrupciones son más prolongadas. “Por ejemplo, el año pasado por estas fechas hubo un corte de luz de casi cinco horas”, añade Maroto.

Zarzuela de Jadraque
Zarzuela de Jadraque

Una circunstancia que causó un gran perjuicio a los negocios de la localidad. Por ejemplo, durante la mencionada caída de la red estaba desarrollándose una boda con 120 invitados. Y no se pudo poner en marcha ni la cocina ni la música en el establecimiento organizador… “Si coincide que es fin de semana –cuando viene mucha gente al pueblo– y, además, hace frío, la gente tira de radiadores y nos quedamos sin luz”, explica Francisco Maroto-

– Entonces, la razón de los mencionados fallos, ¿podría ser una falta de potencia?

– Efectivamente, ésta puede constituirse como una de las explicaciones –indica Francisco Maroto–. Además, cuando se va la luz en Campillo, el corte se produce desde Tamajón o Puebla de Valles, por lo que se trata de una cosa general de las instalaciones…

Pero, ¿se han comunicado con la compañía para explicarles dicha realidad? “A día de hoy, ¿quién es capaz de ponerse en contacto con ellos? Es prácticamente imposible”, denuncia el primer edil de Campillo. “Desde que cerraron sus oficinas físicas, hay que contactar por teléfono, dificultándose la posibilidad de hablar con la compañía”, asegura.

Y, mientras tanto, se sigue reproduciendo el mal servicio en otras localidades de la comarca. Es el caso de Bustares. “Sufrimos microcortes continuos y bajadas de tensión”, señala una de las propietarias de la casa rural Pájaro Bobo, emplazada en dicho municipio. “Las interrupciones son más prolongadas en pleno invierno y en verano, coincidiendo con la llegada de mayor número de visitantes al pueblo”, añade.

– ¿Cómo ha afectado esta situación a su vida profesional?

– Hemos de interrumpir nuestra labor –confirman desde este alojamiento bustareño–. Por ejemplo, cuando estamos preparando las cenas para nuestro clientes, puede bajar la potencia, a pesar de tener contratada una de las más altas. Y se hace casi imposible hasta cocer un huevo…

Ante estas incidencias, ¿han transmitido las oportunas reclamaciones a los responsables del servicio? “Hemos trasladado nuestras quejas por teléfono varias veces, pero la respuesta ha sido la siguiente: «Es el Ayuntamiento el que no tiene suficiente potencia contratada, así que la poca que hay la tenemos que repartir». Sin embargo, sabemos que esto no es cierto”, comentan desde Pájaro Bobo.

Zarzuela de Jadraque
Zarzuela de Jadraque

Y el desarrollo rural, ¿dónde queda?
Por tanto, esta mala calidad del suministro acaba lastrando la supervivencia económica de la Serranía. “No hay que olvidar nuestros municipios se encuentran en una situación de despoblación alarmante y dichos problemas, junto con la dejadez de las compañías que nos ofrecen los servicios básicos, acaban agravado el problema”, denuncian desde Zarzuela de Jadraque.

“Los ciudadanos no quieren estar sufriendo dichos malestares por una prestación que pagan religiosamente”, añade el alcalde zarzueleño. “Además, estos incidentes suponen un descalabro económico para muchas familias, al provocar la pérdida de comida almacenada en congeladores y frigoríficos, así como la rotura de electrodomésticos”, denuncian.

“Los habitantes de la sierra hacemos frente a los mismos impuestos que el resto de ciudadanos y, en consecuencia, hemos de disfrutar de derechos similares a los demás”, explican los afectados. “Deberíamos disfrutar de servicios parecidos a los existentes en las grandes ciudades”, reclaman.

En este sentido, si se desea un verdadero desarrollo rural –y una igualdad real entre los españoles–, se han de asegurar las prestaciones básicas. Educación, sanidad, buenas comunicaciones…. Y también un servicio eléctrico de calidad. Sobre todo en un mundo como el actual, en el que la dependencia de la luz es evidente. Muchos de los aparatos y utensilios que empleamos en nuestra vida diaria se encuentran conectados a la corriente. O acaso, ¿se imaginan un día sin nevera, teléfono móvil u ordenador?

Julio Martínez

Historiador y periodista, especialista en comunicación ambiental y en Masonería mexicana. El reporterismo es mi vocación. Ahora informando desde Guadalajara. “Entre los individuos, como entre las Naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz” (Benito Juárez, 1867).