Beatriz Talegón, condenada por vulnerar el honor del alcalde socialista de Cabanillas del Campo

Imagen de Beatriz Talegón en su perfil de Twitter.
Imagen de Beatriz Talegón en su perfil de Twitter.

Beatriz Talegón, ex secretaria general de la Unión Internacional de Juventudes Socialistas, ha sido condenada por el Juzgado de Primera Instancia número 6 de Guadalajara por vulnerar el derecho al honor de José García Salinas, alcalde socialista de Cabanillas del Campo (Guadalajara) desde 2015. Tal como recoge en El Mundo Raúl Conde, colaborador de Henaresaldia.com, según la sentencia, Talegón llamó «chorizo» al edil durante una Asamblea Local del PSOE en esta localidad alcarreña el 17 de abril de 2015, en vísperas de las elecciones municipales.

El juez ha condenado a la ex dirigente socialista a pagar 1.500 euros al primer edil de Cabanillas. Asimismo, la sentencia también ha condenado al marido de Talegón, Juan Carlos Sánchez, a abonar 3.000 euros a García Salinas por verter manifestaciones que vulneraron el derecho al honor de éste. Lo hizo, según la sentencia, durante una asamblea vecinal llevada a cabo en el parque Buero Vallejo de Cabanillas del Campo en mayo de hace dos años y en el perfil «Vecinos por Cabanillas» en las redes sociales.

El magistrado Jesús Gómez Sánchez recoge en la sentencia que la ex militante socialista, durante el transcurso de la citada asamblea, se dirigió a García Salinas «llamándole chorizo y chorizos a todos los que le apoyaban», lo que constituye una expresión «ofensiva» que «afecta a la reputación personal» del aludido. Según el juez, la protección del derecho al honor debe prevalecer frente a la libertad de expresión cuando se emplean «frases y expresiones ultrajantes u ofensivas».

Se da la circunstancia que Cabanillas del Campo, municipio del que Talegón fue concejal en la legislatura entre 2003 y 2007, es el municipio de residencia de la ex política. La disputa con el actual primer edil se remonta a esta época, cuando la ex militante del PSOE ejerció de asesora de la Dirección General de Asuntos Europeos de la Junta de Castilla-La Mancha en Bruselas.

Sin embargo, siempre según la información publicada por el rotativo de Unidad Editorial, la rivalidad política en un ámbito estrictamente local rebasó todos los límites cuando el marido de Talegón aprovechó una asamblea vecinal para acusar a García Salinas de atropellar a un menor e incurrir en omisión de socorro. En concreto, dijo que «no era de recibo tener un alcalde que atropellaba a un niño en un paso de cebra y que no se bajaba del coche ni siquiera a prestar auxilio».

Las palabras del esposo de Talegón aluden a un accidente que, efectivamente, se produjo en agosto de 2011. El alcalde de Cabanillas del Campo atropelló a un menor que iba en bicicleta, pero ni se dio a la fuga ni se saltó su deber de auxilio, tal como queda reflejado en el archivo del juicio de faltas que se celebró por este incidente. La sentencia recoge que los agentes, dentro del vehículo de García Salinas, observaron sentado al herido que conducía la bicicleta. Además, aquél llamó a la Policía y a los servicios de emergencias de 112 para que la persona afectada fuera atendida. El primer edil, por tanto, cumplió con su obligación de auxiliar al afectado.

Otra de las batallas mantenidas entre Talegón y el alcalde de su pueblo fue a cuenta del reparto de unos pasquines por la localidad en los que se enfatizaba la condición de imputado de García Salinas. Efectivamente, éste estuvo investigado por un delito de injurias contra Jaime Celada (PP), anterior alcalde de Cabanillas del Campo, pero resultó absuelto el 27 de noviembre de 2015. En todo caso, el juez «no considera probado» que la ex militante socialista estuviera relacionada con el reparto de estas octavillas dirigidas a torpedear la carrera política de su adversario político.

En un comunicado de su defensa difundido hoy a través de las redes sociales, Talegón ha tachado de «injusta» la condena y a asegurado que no insultó a García Salinas sino que le llamó «sinvergüenza por presentarse a las primarias para la Alcaldía de Cabanillas estando imputado, por lo que se saltaba el código ético del partido». Según sus abogados, «el fallo se aparta de la doctrina jurisprudencial que establece que la libertad de expresión y crítica, en términos de contienda política, prevalece sobre el derecho al honor». Asimismo, ha confirmado que recurrirá la sentencia presentando un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Guadalajara en un plazo de 20 días.