Ermita del Madroñal en Auñón

Siempre nos gusta descubrir nuevos rincones o lugares de la provincia y a buen seguro que siempre los encontramos.

Hacia tiempo que no recorra una serpenteante carretera que bordea por el lado derecho del pantano de Entrepeñas y que se coge en las cercanías del viaducto y por Alocén desemboca bastantes kilómetros después en la N-320.

Por esta sencilla carreterilla nos encontramos un carril que en unos 5-6 kilómetros nos lleva hasta la ermita del Madroñal; un bello santuario ubicado en unos de los lugares más privilegiados en Entrepeñas, junto con la ermita de la esperanza en Durón.

Llegar a esta esta ermita, obra de principios del siglo XVII con casa de santero, albergue y patio con fuente y arboles e impresionantes vistas del valle del Tajo remansado en Entrepeñas, siempre es una buena excusa para viajar por Guadalajara.