Solicitan al Ayuntamiento paralizar las obras en el Henares

Varias decenas de vecinos se concentraron este domingo, 10 de febrero, en las cercanías del Pedro Escartín. Lo hacían al otro lado del río, tras atravesar el puente de Julián Besteiro. Allí, más de 150 ciudadanos comenzaban una marcha reivindicativa durante la que visitaron diversos puntos de las orillas del Henares. Todo ello para protestar contra las actuaciones que el Consistorio de la capital está ejecutando en las riberas y que tendrían unas consecuencias ambientales negativas.

La protesta, organizada por Ecologistas en Acción (EA) y WWF, comenzaba pasadas las 11.30. Primero, los asistentes se acercaron hasta una parte del bosque lineal que no se ha visto afectada por los trabajos del Consistorio. En dicho emplazamiento, uno de los expertos que participaban en la protesta dio una breve charla sobre la riqueza botánica y ornitológica del Henares. De esta forma, pretendía mostrar lo fundamental de conservar los valores naturales del sitio, caracterizados por su riqueza y relevancia.

Una vez concluidas las palabras del especialista, la comitiva se dirigió hacia la zona en la que se están produciendo las obras, la emplazada entre los puentes de Julián Besteiro y árabe. Un recorrido de algo más de un kilómetro y medio en el que los presentes observaron los primeros pasos de las actuaciones municipales. Así, los asistentes tuvieron la oportunidad de comprobar la construcción de diferentes infraestructuras –paseos, bordillos, descansaderos…– a tan sólo unos metros del río.

Durante el paseo, se fueron intercalando diversas paradas, en las que se continuó con la explicación de la ecología del entorno. También se quisieron detallar las diferentes medidas que el Ayuntamiento está ejecutando en el lugar y sus afecciones sobre el medio. La protesta concluyó en las cercanías del puente árabe. “Se están cargando el bosque de ribera, con todo lo que ello conlleva. Hay que tener en cuenta que el río no sólo consiste en el agua que se ve correr, sino también en toda la naturaleza que lo rodea”, señalaba Jaqueline Gómez, portavoz de WWF-Guadalajara, una de las entidades impulsoras de la marcha.

Por ello, los promotores de la protesta recorrieron dos contextos completamente diferentes. El primero –correspondiente con el inicio de la manifestación– se trataba de un lugar que no se encuentra incluido dentro del plan de reforma planteado por el gobierno local. Mientras que, en el segundo, ya han comenzado las actuaciones. “Pretendíamos que se pudieran ver las dos caras de la misma moneda. Por un lado, la vida en el emplazamiento donde no habrá obras. Y, por otro, la muerte de la parte del Henares en la que se están ejecutando las actuaciones”, explicaba Juan Carlos Tomás, de EA. “Pedimos la paralización de estos trabajos, que están suponiendo un destrozo del río”, añadía.

La intervención en el Henares
Pero, ¿en qué están consistiendo las mencionadas actuaciones? “Plantean pavimentar 8.000 metros cuadrados en la orilla del río, instalar 100 farolas y dispositivos lumínicos, ampliar la senda existente hasta los dos metros y medio, colocar fuentes, toboganes gigantes, farolas con USB, pérgolas, juegos infantiles y todo tipo de mobiliario urbano”, describían desde Ecologistas en Acción y WWF. Unas medidas que acabarían transformando “irremediablemente” el paisaje y ecosistema del entorno.

El proyecto se extendería a lo largo del kilómetro y medio que –aproximadamente– separa los dos puentes. Un espacio en el que se ha invertido un millón y medio de euros. “Se trata de la inversión más costosa de la legislatura”, criticaban las organizaciones conservacionistas. Un montante que, además, ha sido cofinanciado en un 80% con fondos europeos, procedentes de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible (EDUSI). “Y no hay nada menos sostenible que infraestructuras innecesarias y costosas situadas en zonas inundables”, subrayaban desde las entidades convocantes de la marcha.
– En este sentido, ¿qué efectos podrían tener las referidas obras sobre el mantenimiento de dicha financiación por parte de Europa?

– Se observa una duplicidad de equipamientos y un coste excesivo. Además, se tratan de unas actuaciones en una zona inundable, que suponen una desnaturalización del río y una destrucción enorme –explicaba Susana Martínez, concejala de Ahora Guadalajara, presente durante la protesta–. Por tanto, no entendemos que esto se haga dentro de la EDUSI y se financie con dinero europeo…

Una opinión que es compartida por EA y WWF. “La intervención supone una gran modificación del proyecto inicial, que subía hasta la finca de Castillejos. Además, no cumple con los objetivos ni con los requisitos de participación que marcan los fondos EDUSI, lo que pone en peligro la cofinanciación europea”, aseguraban durante la marcha. En consecuencia, estas entidades sociales han solicitado la paralización inmediata de los trabajos en la zona, para evitar un mayor destrozo del medio ambiente y que el Ayuntamiento acabe pagando más por dichas obras.

Julio Martínez

Historiador y periodista, especialista en comunicación ambiental y en Masonería mexicana. El reporterismo es mi vocación. Ahora informando desde Guadalajara. “Entre los individuos, como entre las Naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz” (Benito Juárez, 1867).