Azuqueca acomete la poda de los árboles con daños irreparables por la borrasca Filomena

Árbol dañado y talado en la avenida de Alcalá. Fotografía: Ayuntamiento de Azuqueca
Árbol dañado y talado en la avenida de Alcalá. Fotografía: Ayuntamiento de Azuqueca

Debido a los daños causados por la borrasca Filomena, con precipitaciones en forma de nieve entre el 8 y el 10 de enero, el Ayuntamiento de Azuqueca de Henares está acometiendo la poda de los árboles en peor estado e irrecuperables. «Los técnicos municipales revisaron los ejemplares de la ciudad e identificaron 200 que habían sufrido algún tipo de desperfecto», explica el concejal de Ciudad Sostenible, Antonio Expósito.

Los parques, en especial, de La Quebradilla, Los Almendros y del Arboreto (Asfain), registraron numerosas caídas y roturas de ramas. «De hecho, La Quebradilla se mantiene cerrado al paseo para evitar riesgos y situaciones de peligro para la ciudadanía», insiste el edil. También se ha visto afectado el arbolado de la Reserva Ornitológica Municipal, el Aula de la Naturaleza y la pradera de la piscina de verano, así como el ubicado en zonas urbanas -calles y plazas-.

«Siguiendo los criterios técnicos, se ha actuado en los ejemplares dañados para tratar de salvarlos y permitir su crecimiento y desarrollo, pero, en algunos casos, la poda resultaba insuficiente y ha sido necesario la tala de los ejemplares», señala. Antonio Expósito avanza que «desde el Ayuntamiento, se trabaja en la sustitución de los árboles talados» y recuerda que ya se han plantado más de 2.700 árboles en las tres ediciones del programa municipal ‘En Azuqueca, nace un bebé, nace un árbol’.