El incidente de Trillo no afectó a la seguridad ni a las personas ni al entorno

La central nuclear de Trillo ha asegurado en nota de prensa que el incidente ocurrido el pasado 12 de mayo, que afectó a una de las redundancias de refrigeración de piscina de combustible gastado, remitido al Consejo de Seguridad Nuclear como suceso notificable, «no tuvo repercusión ni en la seguridad de la central, ni de las personas ni el medio ambiente».
En un comunicado, la central ha explicado que ese 12 de mayo se identificó un error en la definición de un descargo para efectuar una intervención planificada en el sello de la bomba de extracción de calor residual, que fue «subsanado inmediatamente», antes del comienzo de los trabajos asociados.

Dicho descargo supuso inadvertidamente una situación no permitida en las Especificaciones Técnicas de la Central, que afectaba a una de las redundancias de refrigeración de piscina de combustible gastado.

Según la central, la refrigeración de la piscina de combustible se mantuvo en funcionamiento «en todo momento», habiendo permanecido estable la temperatura de la piscina y siempre estando ésta por debajo de los valores requeridos por las Especificaciones Técnicas de Funcionamiento. Por otro lado y de forma adicional, se disponía de alternativas para la refrigeración de la piscina.