Otros fenómenos

Puedes descargarte los mapas estelares por meses y hemisferios desde nuestra web, pinchando AQUí

El verano de 2024 en el hemisferio norte comenzará el próximo día 20 de junio a las 22 horas 51 minutos hora oficial peninsular . Esta estación durará aproximadamente 93 días y 16 horas, y terminará el 22 de septiembre con el comienzo del otoño.

La primavera de 2024 en el hemisferio norte dio comienzo el día 20 de marzo a las 4 horas 6 minutos hora oficial peninsular según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional (Instituto Geográfico Nacional – Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible). Esta estación durará aproximadamente 92 días y 18 horas, y terminará el 20 de junio con el comienzo del verano.

El inicio de la primavera en el hemisferio norte está definido por el instante en que la Tierra pasa por el punto de su órbita desde el cual el centro del Sol cruza el ecuador celeste en su movimiento aparente hacia el norte. El día en que esto sucede la duración del día y la noche prácticamente coinciden. A esta circunstancia se la llama también equinoccio de primavera.

En el momento en que la primavera comienza en el hemisferio norte, en el hemisferio sur comienza el otoño.

 

 

El cielo durante la primavera de 2024

El cielo tras la puesta de Sol comenzará la estación con Júpiter y Mercurio, pero Mercurio dejará de ser visible ya a primeros de abril. Júpiter, en cambio, podrá verse hasta primeros de mayo. Por lo que finalizaremos la estación sin planetas en el cielo vespertino.

Los amaneceres, por otra parte, comenzarán la primavera con Marte como único planeta visible. A primeros de abril, Saturno aparecerá, muy bajo en el horizonte, por el este y en junio hará su aparición Júpiter.

En cuanto a constelaciones, al principio de la primavera todavía se podrán ver al anochecer algunas típicas del invierno, como Orión, Can Mayor o Géminis. A medida que avancen las semanas, estas constelaciones se irán acercando al Sol y darán paso a constelaciones más características de la primavera, como Leo, con su llamativa forma de interrogación invertida terminada en la estrella Régulo,Virgo, con la brillante Espiga, y el Boyero, con la roja estrella Arturo.

Durante la primavera de 2024 tendrán lugar dos eclipses, uno de Sol y otro de Luna. El eclipse de Luna sucederá el 25 de marzo, será de tipo penumbral, y podrá verse en América. El eclipse de Sol sucederá el 8 de abril, será de tipo total, y se verá en Norteamérica y Centroamérica. En España, el eclipse de Sol será visible como parcial en las islas Canarias más occidentales y el extremo noroeste de la península, pero con magnitudes muy bajas.

Otros fenómenos de interés astronómico durante la primavera de 2024 son las lluvias de meteoros de las líridas, cuyo máximo se espera hacia el 22 de abril, y las eta acuáridas, con máximo hacia el 5 de mayo. Las lunas llenas de la estación tendrán lugar el 25 de marzo, el 24 de abril y el 23 de mayo.

Algunas curiosidades sobre la primavera

A lo largo del siglo XXI, el inicio de la primavera puede darse, a lo sumo, en tres fechas distintas del calendario (del 19, 20 y 21 de marzo), siendo su inicio más tempranero el del año 2096 y el inicio más tardío el de 2003. Las variaciones de un año a otro son debidas al modo en que encaja la secuencia de años según el calendario (unos bisiestos, otros no) con la duración de cada órbita de la Tierra alrededor del Sol.

El inicio de la primavera es la época del año en que la longitud del día se alarga más rápidamente. A las latitudes de la península, el Sol sale por las mañanas más de un minuto antes que el día anterior, y por la tarde se pone más de un minuto después. Como consecuencia, al inicio de la primavera, el tiempo en que el Sol está por encima del horizonte aumenta casi tres minutos cada día.

Para más información sobre los fenómenos astronómicos del año se puede consultar el Anuario del Observatorio Astronómico, que publica el Instituto Geográfico Nacional.

Información proporcionada por el Observatorio Astronómico Nacional (IGN, Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana).

Actividad solar a lo largo de los años

La actividad del Sol se caracteriza por la presencia en su superficie de manchas, fulguraciones y protuberancias, y en la Tierra, se aprecia en alteraciones en la propagación de las ondas de radio y en una mayor presencia de auroras polares.
Esta actividad sigue un periodo de aproximadamente 11 años, y está asociada al ciclo magnético del Sol. Actualmente nos encontramos en el ciclo solar número 25 que comenzó en diciembre de 2019 y que, según las predicciones, alcanzará su máximo en julio de 2025. Según las estimaciones realizadas por NOAA y Space Weather Prediction Center, durante el verano el número de manchas solares alcanzará valores entre 27 y 53. Gráficas con el número de manchas solares en los últimos años y predicciones de la evolución del ciclo 25 pueden encontrarse en:
http://www.swpc.noaa.gov/products/solar-cycle-progression

PROGRESIÓN DEL CICLO SOLAR

Auroras

Licencia Creative Commons
Licencia Creative Commons

El viento solar está compuesto por partículas cargadas (electrones y protones) que escapan del Sol a gran velocidad. Cuando interactúan con el campo magnético terrestre producen auroras sobre los polos magnéticos terrestres. La intensidad de las auroras depende de la cantidad y energía de las partículas (actividad solar) en la dirección de la Tierra, y la orientación de la Tierra respecto del Sol, que a su vez depende de la estación en que nos encontramos.

Apogeo y Perigeo Lunares (Junio)

Perigeo (posición más cercana a la Tierra)        2         (368.108 km)

Apogeo (posición más lejana a la Tierra)          14       (404.078 km)

Perigeo (posición más cercana a la Tierra)        27       (369.292 km)

Lluvias de meteoros

DIA NOMBRE THZ
7 JUNIO ARIÉTIDAS DIA 30
10 JUNIO OFIÚCIDAS 5
20 JUNIO OFIÚCIDAS 5
27 JUNIO BOÓTIDAS JUNIO VAR

 

THZ: Tasa de Meteoros por Hora

La THZ es la tasa de meteoros por hora que se puede esperar al observar en condiciones ideales: cerca del pico del máximo de la lluvia, lejos de la ciudad, y sin la presencia de la Luna sobre el horizonte.