Otros fenómenos

Puedes descargarte los mapas estelares por meses y hemisferios desde nuestra web, pinchando AQUí

El próximo día 4 de enero, la Tierra alcanzará el perihelio, momento en el que la distancia Tierra-Sol será mínima; siendo esta de 147104811 km.

En el cielo de invierno del hemisferio norte (en el de verano del sur), hay dos famosos asterismos que nos permiten encontrar diversas constelaciones de esta estación, el Hexágono de invierno y el Triángulo de invierno.
El Hexágono de invierno es un enorme asterismo formado por las seis estrellas más brillantes de seis constelaciones invernales, dispuestas cada una en los vértices de un hexágono imaginario. Estas estrellas son: Aldebarán (α Tau) de Tauro, Capella (α Aur) de la Auriga, Pollux (β Gem) de Géminis, Proción (α CMi) del Can Menor, Sirio (α CMa) del Can Menor y Rigel (β Ori) de Orión, quedando Betelgeuse (α Ori), también de Orión, no en el centro pero sí más o menos en el centro del hexágono.

Archivo:Hexágono de invierno asterismo.jpg - Wikipedia, la enciclopedia libre Las seis estrellas son muy brillantes y, por
tanto, son visibles desde cualquier cielo, oscuro o urbano, por lo que permite encontrar fácilmente las seis constelaciones a las que pertenecen.
Archivo:Triángulo de invierno asterismo.jpg - Wikipedia, la enciclopedia libre El Triángulo de invierno.

Este asterismo está formado por tres estrellas de tres constelaciones diferentes que se sitúan en los vértices de un triángulo imaginario, y que son: Proción, Sirio y Betelgeuse.

Además de que con este asterismo localizamos Orión y los dos Canes, podemos localizar también la no pequeña, pero sí escurridiza, constelación del Unicornio, ya que queda gran parte de ella dentro del triángulo.
El cielo invernal tiene unas cuantas constelaciones, pero si hay alguna que lo caracteriza es la constelación de Orión, la cual nos permite encontrar diversas constelaciones. La imagen siguiente es de Orión, donde he señalado las estrellas más brillantes, las cuales son observables desde cualquier cielo, urbano incluido.

El cielo al anochecer estará dominado por Venus, Mercurio, Saturno y Júpiter. En los cielos del amanecer será visible Marte, Venus, Mercurio y Saturno.

Durante el invierno no se producirá ningún eclipse.

Actividad solar a lo largo de los años

La actividad del Sol se caracteriza por la presencia en su superficie de manchas, fulguraciones y protuberancias, y en la Tierra, se aprecia en alteraciones en la propagación de las ondas de radio y en una mayor presencia de auroras polares.
Esta actividad sigue un periodo de aproximadamente 11 años, y está asociada al ciclo magnético del Sol. Actualmente nos encontramos en el ciclo solar número 25 que comenzó en diciembre de 2019 y que, según las predicciones, alcanzará su máximo en julio de 2025. Según las estimaciones realizadas por NOAA y Space Weather Prediction Center, durante el verano el número de manchas solares alcanzará valores entre 27 y 53. Gráficas con el número de manchas solares en los últimos años y predicciones de la evolución del ciclo 25 pueden encontrarse en:
http://www.swpc.noaa.gov/products/solar-cycle-progression

Auroras

Licencia Creative Commons
Licencia Creative Commons

El viento solar está compuesto por partículas cargadas (electrones y protones) que escapan del Sol a gran velocidad. Cuando interactúan con el campo magnético terrestre producen auroras sobre los polos magnéticos terrestres. La intensidad de las auroras depende de la cantidad y energía de las partículas (actividad solar) en la dirección de la Tierra, y la orientación de la Tierra respecto del Sol, que a su vez depende de la estación en que nos encontramos.

Apogeo y Perigeo Lunares (Diciembre)

Perigeo (posición más cercana a la Tierra)       1           (358.025 km)

Apogeo (posición más lejana a la Tierra)         14         (405.792 km)

Perigeo (posición más cercana a la Tierra)       30         (362.243 km)

 

Lluvias de meteoros

DIA NOMBRE THZ
3 ENERO CUADRÁNTIDAS 110
18 ENERO γ-ÚRSIDAS MINÓRIDAS 3

THZ: Tasa de Meteoros por Hora

La THZ es la tasa de meteoros por hora que se puede esperar al observar en condiciones ideales: cerca del pico del máximo de la lluvia, lejos de la ciudad, y sin la presencia de la Luna sobre el horizonte.