La Romería a la Ermita de los Enebrales de Tamajón se celebra por tercer año consecutivo

En una mañana soleada de primavera, con los campos engalanados con un manto de intenso verdor y rodeados de un mar de flores en diferentes tonalidades, los agalloneros celebraron la tradicional Romería de Mayo hasta la Ermita de la Virgen de los Enebrales. Los componentes de la Hermandad de «La Serrana», refundada en agosto de 2016, ya habían realizado en los días previos todos los preparativos necesarios para que la Virgen brillara con luz propia y pudiera celebrarse la tercera edición consecutiva de la recuperada Romería a la Ermita de los Enebrales.

En primer lugar y a la hora convenida, se ofició la misa por el párroco local, Eucher Adounkpe, y fue Elvira Gamo, presidenta de la Hermandad, quien efectuó las correspondientes ofrendas dirigiéndose a “La Serrana”. Al finalizar el oficio religioso, se inició propiamente la procesión por un recorrido que transcurrió por el paraje conocido como Las Enebradas.

Antes de salir en procesión, en el pórtico de la ermita, los Gaiteros Mirasierra, en su condición de hermanos de honor de la Hermandad, hicieron sonar sus dulzainas y tamboriles, realzando el momento solemne de la salida de la virgen, muy querida en la villa agallonera y en toda la Sierra Norte de Guadalajara.

Con la salida de la virgen, hermosamente ataviada con un manto crema y oro, donado altruistamente por uno de sus feligreses, comenzó la procesión alrededor de la ermita, erigida en el terreno conocido como “Al sitio de la madre de Dios”. Los agalloneros llevan muy dentro el sentimiento hacia su virgen, por la que profesan auténtica devoción.