Victoria del Madridejos frente al Yunquera (1-2)

A los azulones, que jugaron un buen encuentro, les condenó la falta de puntería

A los de Joaquín Yagüe está visto que la diosa fortuna no se alía con ellos a la hora de concederles la recompensa de la victoria ni tan siquiera en los encuentros que por su buen juego se la merecen. Y es que este sábado en El Jaenal se volvió a vivir un encuentro en el que los yunqueranos no merecieron la derrota a pesar de presentar numerosas bajas en el once titular dando en todo momento la cara ante uno de los mejores y reforzados equipos de la liga de primera preferente como es el conjunto del C.D.Madridejos.

Desde el comienzo del partido el balón fue de los locales llegando con mucha claridad ante la meta defendida por el toledano Jorge Guijarro y que unas, por acierto del cancerbero y otras por falta de acierto de los delanteros azulones, no se tradujeron en gol cuando ésta era una probabilidad alta. Así fueron transcurriendo los primeros minutos sin apenas opción para los visitantes, mientras que los yunqueranos fallaron hasta dos mano a mano claros para haber conseguido inaugurar el marcador. Pero como la suerte no entiende de bando está se hizo amiga del linier que se tragaba un claro fuera de juego del toledano Alan Crhist Sime que este aprovechaba para batir a Dani en su salida adelantando a su equipo en el luminoso con un gol que debió ser anulado (Minuto 25).

Con el tanto en contra a los de Yagüe, sin nada que perder, les tocaba remar e intentar darle la vuelta al resultado y en esas lo siguieron intentando has el final de los cuarenta y cinco primeros minutos sin poder lograrlo.

Tras el paso por vestuarios la panorámica del choque no cambió nada hasta la expulsión del bravo jugador local, Jorge Catalán, por lo que el trencilla entendió una repelión de agresión que no llego a producirse a pesar del amago pero que significaba dejar al conjunto azulón.

Con diez jugadores los locales y tras un tiro al poste a cargo de Iván Granado con el guardameta toledano batido que acabaría sin recompensa, estos no se arrugaron y asumiendo riesgos se fueron a por el empate encerrando al contrario en su parcela. Y en ese riesgo, con la defensa azulona adelantada, llegaba el segundo tanto visitante tras culminar Luis Miguel Castañeda una contra que nacía en una zona de posible fuera de juego y que el colegiado del encuentro concedió gol a pesar de las protestas yunqueranas (Minuto 66).

El equipo toledano, muy marrullero todo hay que decirlo, a raíz del segundo tanto puso el modo «catenaccio» aguantando atrás y tratando de salir a la contra cosa que les resultaba bastante difícil debido a los cambios introducidos por Joaquín Yagüe en defensa dándole a esta una mayor solidez. Así fueron pasando los minutos y el equipo azulón entregado de cuerpo y alma y en desventaja seguían poniendo cerco a la meta toledana sin materializar ese dominio en algo positivo.

Ya sería en los minutos finales cuando un tiro del capitán local Palomares era claramente interceptado con la mano por un defensa visitante por lo que al colegiado no le quedó otra que señalar la pena máxima. El lanzamiento desde los once metros corrió a cargo del azulón David Robledo engañando completamente al cancerbero rival y anotando el que a la postre sería el definitivo 1-2 (Minuto 90). Como dato anecdótico de este lance del penalti señalado por el árbitro este no amonestó al infractor y sí a Palomares, capitán del Yunquera por pedir la merecedora tarjeta amarilla con la que el reglamento penaliza este tipo de jugadas.

Sin apenas descuento, cinco minutos de añadido y eso que hubo varias y prolongadas interrupciones, el trencilla señalaba el final del choque y con ello truncaba la posibilidad de al menos un empate que en este tramo final los de Yagüe estuvieron buscando con ahínco.

Señalar que el ayer capitán de inicio del C.D.Yunquera, Iván Granado, tuvo que abandonar el terreno de juego en el minuto 65 tras sufrir una luxación de un dedo de la mano tras el choque con un contrario.

Ya con el equipo descendido los azulones viajan a Horche para disputar un derbi provincial en el que horchanos y yunqueranos, ya descendidos intentarán buscar una balsámica victoria en una liga que les ha sido aciaga.