Galve de Sorbe, entre el castillo y las danzas

Vista general de Galve de Sorbe desde el castillo. // Foto: Raúl Conde.

La villa serrana muestra sus encantos enclavada entre el Alto Rey y la Sierra del Ocejón

La villa de Galve está situada en la ladera norte de la sierra del Alto Rey, en la comarca de las Serranías de Guadalajara. Ocupa una posición geográfica estratégica al ser el centro de comunicaciones de la Transierra, a la puerta de la sierra del Ocejón, el Hayedo de Tejera Negra, el macizo de Ayllón y la sierra de Pela, que sirve de frontera natural con las provincias de Soria y Segovia.

Este elevado enclave serrano perteneció, tras la reconquista, al Común de Villa y Tierra de Atienza, siendo luego, en el siglo XIII, de propiedad del infante don Juan Manuel, quien levantó un primitivo castillo sobre el lugar. Después los señores de Beleña vendieron Galve al almirante de Castilla Diego Hurtado de Mendoza y al Justicia Mayor del Reino, Diego López de Estúñiga. Éste último fundó mayorazgo en 1428 con Galve y los lugares de su tierra.

Un descendiente suyo, Diego López de Estúñiga “el mozo”, levantó hacia 1468 el castillo que actualmente otea sobre el pueblo. En lo que respecta al patrimonio, Galve seduce al visitante con sus construcciones rurales, todas de firme sillería bien trabajada, dando sensación de reciedumbre y buen hacer: muchos dinteles tallados, algunas buenas rejas… En la plaza Mayor, ante el soportalado Ayuntamiento, se alza el rollo, de fuste cilíndrico y remate pinacular con adornos góticos, muy bello ejemplar de finales del XV o principios del XVI, y que viene a simbolizar la categoría de villa que tuvo Galve. También a la entrada del pueblo, por levante, se alza otro rollo de la misma época y parecidas características. La iglesia parroquial es obra del siglo XVI. En todo caso, el monumento más importante de Galve es el castillo medieval de los Estúñiga. Es un excelente ejemplar de la arquitectura militar medieval, obra de la segunda mitad del siglo XV. Erigido por los Estúñigas, cuyos escudos aparecen distribuidos en las talla-das piedras de muros y estancias, sufrió luego el abandono y la ruina, el destrozo programado en la guerra carlista, y la reconstrucción arbitraria que su nuevo dueño le impuso hace algunos años, dejándolo luego, como hoy está, abandonado. La Asociación “Castillo de Galve” y el Ayuntamiento de Galve están luchando por la recuperación del castillo, para que pueda ser disfrutado por todos, lugareños y visitantes.

Danzantes y Zarragón de la Virgen del Pinar
La fiesta de los Danzantes y Zarragón de la Virgen del Pinar, declarados de Interés Turístico Provincial, acuden fieles a su cita anual con la tradición. Este año se celebrará el sábado 22 de agosto. Un grupo de ocho danzantes ataviados con trajes vistosos ejecutan danzas de palos, castañuelas y cintas. Ejecutan la Danza acompañados por el «Zarragón», figura grotesca que lidera el grupo y pide la voluntad al pueblo, y por dulzainas y tamboriles, clásicos instrumentos en la tierra de Castilla. Algunos de los títulos son: «Es María pura y bella», «El pastor», «Las cadenas», «Taraverosan», «Tres hojas», «La Rosa», «El cordón» o la danza de «El Castillo», en la que los danzantes elevan una pequeña torre humana que corona con uno de ellos puesto boca abajo. El programa que siguen los danzantes empieza con el Toque de Diana a primera hora, continúa con la procesión a la ermita del Pinar (situada a un 1,5 Km. del pueblo) y finaliza con el baile popular en la plaza Mayor en la que se crea un ambiente festivo genuino.

Danzantes y Zarragón de Galve de Sorbe y Gaiteros Mirasierra. // Foto: Antonio Garrido Cerezo.

La Danza de Galve es una fiesta atractiva, interesante, una muestra celtíbera en pleno siglo XXI arropada por todos los jóvenes que han aprendido las danzas recientemente. La fiesta está organizada por la Asociación Cultural «Danzantes de Galve de Sorbe», con la colaboración del Ayuntamiento de Galve y la Diputación de Guadalajara. En la página web de la asociación, www.galvedesorbe.com, existe mucha y documentada información sobre la fiesta y el pueblo.